Oct 29, 2008

Amo y odio a las hormonas

De verdad que hay veces que odio a las hormonas, nos hacen decir y hacer cosas que no siempre queremos y muchas veces se apoderan de nosotras tomando control total de nuestro pensamiento y hasta de nuestras acciones!

Qué show! a veces me pregunto si será divertido ser mujer? al segundo me contesto jaja vaya que lo es!, estas cuestiones hormonales son básicas para diferenciar entre una mujer y un hombre.

Un día podemos estar fabulosamente tiernas y al día siguiente como leonas enjauladas. Pero ... qué digo días!, más bien de un segundo a otro nuestro humor puede variar críticamente. Y es que bueno, eso de estar como dicen nuestros amados hombres "en nuestros días" o "San Andrés" nos genera una locura total que no hay manera de negarles el que opinen esto verdad...
Cada una somos diferente pero de verdad que cuando estamos en "nuestros días" si nos volamos la barda!
A algunas nos da por comer de más, por comer chocolatitos, muéganos, dulces, cacahuates, y cuánta grasa se acerque. A otras por comer ensaladas, tomar mucha agua, etc.

Y bueno esto hablando de comida, pero ni hablar del humor,
  • a unas nos da por imitar a "Magdalena":llorando por los pasillos, viendo pasar la mosca y hacer cara de "pucherito" , si nos dicen que estamos lindas, no no, nos están mintiendo ... no nos vemos bien hoy, en realidad este pantalón no nos favorece y bueno! mucho menos con el saco o suéter encima . Y si nos dicen que nos vemos raras o algo similar, peor aún, lo sabíamos! somos un desastre en nuestra apariencia física!

  • y a otras, nos da por ser justicieras o parte de la banda de las "rudas" y sacando la cara por cualquiera, no importa si nos llaman o no, o si nos incumbe ahí estamos defendiendo la causa!. Y hasta quejumbrosas salimos ¿no?
Ah! ¡qué mujeres!, ¿qué sería sin nosotras y todo lo que hacemos sufrir a cuanto hombre esté a nuestro alrededor en esos días de altas y bajas?, definitivamente le damos sabor a la vida, aunque alguno que otro también sale huyendo o se pierde justo cuando sabe que andamos en estas fechas ¿no?, más vale de lejos, así sin problemas de ningún tipo después, total, terminado esto volvemos a la normalidad jaja, bueno, a veces...
Creo que los entiendo, quizá si fuera hombre también me desaparecería jaja.

Y además de estos antojos y humores, no nos queda nada! estamos mas anchas de lo normal!. Y claro! son nuestras caderas que se ensanchan un poco por el periodo y además no sólo eso, si no que también es catastrófico cuando tenemos viaje a la playa! Noooooooooo por qué justo en esos días! no podemos usar bikini y bueno, incómodas a morir con el calor, el sudor, etc, etc, etc.
Y si no es la playa, una fiesta! sí, la fiesta de la mejor amiga o de la prima o hermana en donde por supuesto elegimos un vestido escotado y pegadito para que se vea nuestra figura...mala elección... al menos para esos días... lo que se verá será nuestro "puerquecito" por el vientrecillo abultado que por naturaleza se forma durante esos días!

Lidiar con todos estos cambios de un momento a otro, de verdad que nos genera problemas a veces ¿a poco no?, en esos casos deberíamos aplicar la de "calladitas nos vemos más bonitas" porque definitivamente si hay casos en los que nada más no damos una con nuestros comentarios y actitudes.

Y cuando no es nuestro "periodo" es... el embarazo o alguna anomalía en nuestro organismo relacionada con el hecho de ser mujeres... algo que tenga que ver con alguna cirugía, infección, enfermedad de alteración de alguna parte de nuestro femenino cuerpo... y al final de todo este camino, la tan famosa y esperada "menopausia".

Este llega a ser como el final, por así decirlo de un ciclo hormonal intenso. Y es todo un misterio, ninguna sabemos como nos vaya a ir con esta etapa... si bien puede ser "llevadera" lo mismo puede ser "tormentosa", entre los famosos bochornos que pueden durar desde 10 hasta 16 meses en promedio si no es que a veces más según tu organismo.

De verdad que eso de aguantar los bochornos y guardar la compostura ante esos momentos en los que sientes que se te sube la temperatura como si estuvieras a la exposición de los rayos solares en pleno Acapulco y estas en plena Cuidad de México y en otoño! debe ser demasiado incómodo. Más si va acompañado de una alta de presión y de algo de estrés diario...y aún así, ¡lo logramos! sobrevivimos a todo esto y terminamos amando ser mujeres! ¿quién lo entendería verdad? Definitivamente solo nosotras, que en carne propia vivimos no sólo estos momentos que nos juegan las hormonas , si no también los placeres y satisfacciones de nuestro género.

¿Qué nos queda hacer ante estas situaciones?
Aprender a vivir con ellas, con sus cambios y con el dominio que tienen sobre nosotras...y disfrutárlas como parte tan fundamental de nosotras mismas que son...

Ni hablar, por todo esto amo y odio a mis hormonas ;) y ¿tú?



0 comments: