Nov 13, 2015

Todos tenemos un pasado...

Cada vez me pongo a analizar con mayor detalle a cada una de las personas que conozco y con empiezo a tener mayor acercamiento. Es increíble con la facilidad que uno puede detectar tantas cosas con solo observar. Sin embargo, la observación ha dejado de ser importante para nosotros, ahora es muy sencillo establecer relaciones 'rápidas' con casi cualquier gente, en eventos, en FB, amigos de amigos, amigos de familiares y así. Hemos perdido la capacidad de ver más allá de lo que estamos viendo a simple vista.
Si hiciera un conteo de todo lo que he podido ver en los pasados 3 meses, nunca terminaría de escribir. Y es que no es que detecte demasiado, es que observo demasiado y le doy su lugar a cada persona que pasa por mí mirada y que se detiene unos minutos a dedicarme tiempo de su vida. A estas alturas, con la vida tan rápida que vivimos hoy en día, todos estamos tan ocupados, que unos minutos de la vida de una persona, ya es bastante.
He visto de todo, y no hace falta que te cuenten, ni de que seas chismoso o que persigas o 'stalkees' a alguien, es mucho más que eso, es mirarlo a los ojos cuando hablas y detectar eso que conecta su mirada con la tuya. Y no, no estoy hablando de amor o de conexión amorosa ni nada por el estilo, es el simple hecho de chocar las miradas y conectar coincidiendo para que la plática sea más que solo 'una más', hueca y sin sentido.
Valoro mucho tiempo como para tener esas conversaciones y tiene mucho que las evito y les doy vuelta de forma casi inmediata.
Todos, no importa quién seas, TODOS tenemos un pasado que reflejamos hoy en el presente. Todos nos hemos visto impactados por él, sea cual sea que éste sea.
Todos hemos sufrido y llorado, quizá no por lo mismo, quizá sí, muy parecido, pero todos lo hemos sentido y nos ha dolido, nos ha tirado, nos ha movido y nos ha dejado huella y cicatriz; profunda o ligera, pero nos la ha dejado. Unos decidimos abrazar el pasado, otros decidimos olvidarlo y creer que no afectará nuestro hoy.
Las miradas no engañan, las palabras tampoco; y cuando se conectan y hablan juntas son una bola de nieve que sueltan todo lo que traen en segundos. Se nota cuando respondes, los ojos se te iluminan, tu mente viaja y tus neuronas se conectan.
Somos experiencias, somos vivencias, somos sentimiento.
Saca tu pasado, desenvuélvelo, abrázalo, quiérelo, entiéndelo y crece con él hoy, porque mañana puede ser ese amigo cómodo o incómodo con el que tendrás que lidiar para continuar. No te llenes de paja, llénate de valor, de aquello que importa, y entonces, luego entonces, camina con él.
Cambia esa mirada triste, depresiva, desconfiada por una mirada de absorción y aceptación, de plenitud y entendimiento de tu vida, de tus pasos y decisiones, de cada uno de ellos.

Vete al espejo y ámate, con tu pasado y tu presente de la mano mirando al futuro que ya está aquí.
Eres tú y nadie más, sólo tú y eso está bien. Eres auténtico, no lo dudes.



 

0 comments: