Jul 15, 2008

¡Soy un caos!

¡Completamente distraída!, no sé que me pasa que estoy ¡hecha un desastre!, como dicen por ahí "no ato ni desato"...

No sé qué pasa conmigo que estos días han sido fatales!, error, tras error, uno, tras otro, en el trabajo, en mis cosas personales, en todo!, digamos que en pocas palabras mi vida se ha tornado un ¡reverendo desastre! y nada más "no la veo llegar". Por más que me esfuerzo en recordar, en poner atención a las cosas, de verdad que no puedo!, nuevamente se me escapa algún detalle que casualmente ya había revisado con anterioridad, lo había tomado como algo obvio de corregir y a la hora de la hora... ¡se me olvido! y entonces sí que causo una tremenda impresión en mi imagen profesionalmente hablando.

Ni qué decir de mi vida personal!, esta también "patas pa' arriba!", se me olvidan los pagos, las fechas importantes, mis compromisos!, ¡todo! . En pocas palabras mi credibilidad al día de hoy es casi nula, después de que siempre me he destacado por ser una persona extremadamente cuidadosa en cada paso que doy, ahora de plano estoy muy alejada de proyectar seguridad, y sobretodo confianza.

¿Qué hago?, ¿Cómo recupero mi nivel de nuevo?, ¿Qué tengo que hacer para que todo tome su rumbo de nuevo?

...

¿Como ves?, si esta complicada esta situación ¿no?, ¿Cuántas veces nos ha sucedido esto y realmente no sabemos ni qué hacer?.

Bien, antes que nada debemos estar seguras que esto es pasajero, que todo se arreglará, solo tenemos que tranquilizarnos y no apanicarnos, tomar un poco de aire y como dicen respirar profundo y lentamente. Esto no es algo que solo nos pase a nosotras, en realidad es muy común que a mucha gente le suceda en algún pasaje de su vida, todos tenemos nuestros "momentos" no satisfactorios por decirlo de alguna manera.


Una vez hecho esto, podemos concentrarnos un poco más y analizar la situación. ¿Qué traemos en la cabeza que nos esta provocando tanta distracción?, ¿Qué es tan importante que ocupa en su totalidad nuestro cerebro?

Seguramente es de manera inconsciente y por eso no sabemos que pasa, pero no tenemos manera de controlarlo porque tenemos a nuestro cerebro día y noche pensando en esto y es por ello que no rendimos en nada. Agotamiento, estrés, ganas de salir de vacaciones, ansiedad de estar en otro lugar; todas éstas son algunas de las cosas por las cuales podemos presentar este tipo de distracciones.

Lo mejor en estos casos es tomarnos "un break", un descanso; que hagamos una lista de todos los pendientes que tenemos, desde los más simples(obvios o aparentemente no relevantes) hasta los que consideramos como prioritarios y entonces si nos sentemos a buscar como podemos resolverlos de manera tranquila, sin premura, sin estrés alguno.

Parece mentira pero en realidad esto de listar tus pendientes te libera un poco, como que baja automáticamente el nivel de estrés y estás más consciente de lo que traes pero ya sin el problema de "se me va a olvidar". Además de esto, lo ideal es compartirlo con alguién más. No,no, tu pareja no! ellos son peores! jaja no manejan el estrés tan bien como uno. Lo mejor es compartirlo con una amiga que puede ser tu mejor amiga o tu hermana o tu mamá, o una compañera de trabajo, sí sí, nada como una asistente que sepa tu agenda, tus pendientes personales y/o profesionales y te recuerde o te aligere la preocupación.

De esta manera podemos dejarnos a nosotras mismas más tranquilas de que todo volverá a la normalidad porque ya lo que pudimos tener saturando nuestra cabeza ya esta en planes de solución, estamos tomando acciones(en proceso) o se tomaron acciones concretas para ello y quedaron resueltos. Liberamos nuestra mente y ahora sí lo que venga ya con toda la anteción de siempre!

Fácil! ¿no?, entonces ¿por qué nos agobiamos tanto?!. La siguiente vez que suceda esto de nuevo, tomemonos nuestro tiempo, no escatimemos ello, ni subestimemos las preocupaciones. Basta con sólo dedicar un espacio y unos minutos de tiempo a lo más importante que tenemos: "nosotras".
Con especial dedicatoria...

0 comments: