Jan 30, 2009

Depresión...Postparto -2da parte

En el post de Depresión Postparto 1ra parte, comentamos acerca de todo lo que llegamos a pasar con la llegada de nuestros bebés.
Que si no nos identificamos, que sí nos sentimos raras amamantando, que si nos molesta que lloren o que despierten cada 3 o 4 horas, en fin, todas las molestias en general de una madre "primeriza", y digo lo de primeriza porque estoy segura que en la siguiente ocasión, a pesar de que fisiológicamente sí existe una depresión, aunque sea en un menor grado, pero siempre la hay; ya sabemos como tomar la situación, ya no es como la primera vez en donde nunca nos había sucedido esto, en dónde no sabíamos ni como agarrar a nuestro hijo y mucho menos cómo amamantarlo!. Las siguientes veces creo que definitivamente como dice el dicho "la experiencia hace al maestro" se aplica perfectamente.

Pero ¿qué pasa cuando estás metida en esa depresión tal que no hay manera de que salgas por tí misma?

¿Por qué te pasa a tí?, si no mal recuerdas tu amiga que recién tuvo a su bebé ve veía feliz y sin problema alguno de depresión!... no te dejes llevar eso y mucho menos compares tus sentimientos y emociones con las de alguien más, no importa si es tu mejor amiga, cada una somos diferente, cada una tenemos cargas distintas cuando damos a luz. Todas pasamos por una depresión, ni te sientas la débil, la que no puede superarlo, y mucho menos la mala madre porque no siente áun nada por su bebé, esto es un proceso...no siempre es inmediato. No te juzgues ,ni te compadezcas y mucho menos te critiques por favor! adiós a los malos pensamientos, eso es lo menos que necesitas después de un momento tan lleno de luz como el que acabas de vivir.

Definitivamente una de las mejores ayudas en estos casos es "la familia", y por ésta me refiero directamente al primer involucrado: "el padre del bebé".
Si bien no siempre todas contamos con su apoyo por diversas causas, es importante tener una figura masculina como pareja que te apoye en ese momento. Y es que esto lo escribo por aquellas que no cuentan o contaron con el padre de sus hijos en ese momento, ya sea porque se desentendieron del tema o porque de plano no les gusta para nada tomar el papel de apoyar a su pareja en esto simplemente porque ven esto como algo "normal" que todas las mujeres deben pasar y superar solas porque para eso es su cuerpo y su mente y bueno, "para eso están hechas", como en muchos casos he escuchado o por cualquier otro, el que sea qué más dá.
No te agobies, no siempre debe ser el padre del bebé, quizá ese lugar lo puede tomar algún amigo, o una nueva pareja o hasta tu papá. El punto es que alguien tome ese rol y esté contigo para que te sientas más segura, más aliviada, más tranquila. Eso te deja sin preocupación alguna acerca de un soporte masculino a tu lado. El que te vea al bebé como su responsabilidad, que tome el rol de "papá" sea o no lo sea, que quiera verlo crecer contigo, jugar con él, cargarlo, cambiarlo y hasta darle el biberón cada 3 o 4hrs que son las que normalmente se despiertan los primeros 3 meses. Eso! es una gran ayuda, un gran soporte, un gran alivio en lo que poco a poco tu vida se va acomodando nuevamente.

Otra parte fundamental que ayuda a que la depresión sea menor es tu familia en general, tus papás, tus hermanas(os), tus primas(os), sobrinas(os), tías(os), abulitas(os), todos!, esos que siempre están contigo aunque no del todo físicamente, si no de corazón en muchas ocasiones. Es importante que te digan cuánto te quieren, cómo te ves después de tener tu bebé(semblante distinto, de mamá), el apoyo de las mujeres de tu familia al decirte lo que representa ser mamá y que te llenen de momentos lindos, pero sobre todo tranquilos, nada estresante, y con esto me refiero a algo como :" no debes olvidar que si le dan cólicos debes..." o "tienes que ser buena madre y amamantarlo al menos 3 meses porque ya ves que ahora ya ni eso hacen las mujeres modernas!, tómate tu atolito para que tengas leche", o "no te vayas a quedar dormida porque siempre has sido bien flojita! el niño es primero!"cosas así que lejos de ayudarte te agudizan la depresión y también la preocupación por "no saber qué hacer" o "no ser como deberías ser" según la familia entera.

Y bueno, aunque tampoco siempre contamos con el apoyo de la familia "política" (hablando de casos en general) nunca cae nada mal que al menos sientas que están contigo. Si bien en estos casos siempre preferimos a nuestra mamá y "nuestra familia", el ser aceptada, querida y felicitada por la familia de tu pareja es básico, esto puede dar un giro tremendo a la depresión. Incluso hay casos en los que llega a ser distinto y resulta que la familia "política" termina siendo la que ve por tí y por tu bebé mucho más que tu familia familia y llegas a integrarte más con ellos en esta nueva etapa.

Es importante que te quieras, esta es una etapa nueva, que te veas y que te vuelvas a gustar... no importa que estes panzoncita, o aguadita o flojita, no importa!, tu figura no es tan importante como lo que acabas de crear dentro de ella. Si bien perdiste tu figura esbelta o cuidada, ahora tendrás que acostumbrarte a tus nuevas caderas(más anchas), tu cuerpo definitivamente ya no será el mismo, será ligeramente más robusto o con más forma. Si eres delgada incluso tomarás "más cuerpo" y seguro te sentará mejor; todo cambio es positivo. Lo más importante ahora es que te identifiques sin pensar absolutamente en nada que no sean tú y tu bebé, todo lo que lo deseaste cuando estaba dentro de tí, todo lo que hablabas con él, todo lo que deseabas tocarlo, acariciarlo, besarlo, abrazarlo, todo, todo.

Sé que te molesta lo inflamada que estás, lo molesta de la cirugía( si fué cesárea), lo agotada si fué parto normal y bueno, hasta las malas experiencias que pudiste haber tenido en el quirófano...;desde el suero y la inyección hasta el trabajo de parto y el momento tan doloroso que puede ser las primeras amamantadas.

No te sientas triste, tú eres lo más importante, y aunque te parezca que todos están más ocupados por conocer al nuevo integrante de tu familia, por determinar a quién se parece y cómo será de grande, o si tiene algo de alguno de los tantos que te fueron a visitar, en realidad lo que les provoca tal felicidad eres tú, que te convertiste en madre, que les acabas de dar una gran satisfacción con un angelito nuevo y que a pesar de los consejos que no siempre son los mejores, o al menos la forma en la que nos lo dicen no es la adecuada, saben que serás una gran mamá y desean que estés bien.
Ahora por favor sonríe, ve tu cara tierna, de mamá, a puesto a que en eso no te habías fijado ¿verdad?, checa tus ojos, tu cara entera cambio! :) te ves más linda.

Duerme, descansa, toma mucha agua, ríe, besa y mira a tu bebé, tu fruto, ve como duerme, como llora, admíralo, tócate, acaríciate, sólo ámate.

¡Felicidades mamá!





0 comments: